NESARA  GESARA y el Reseteo ¿Qué será?

NESARA GESARA y el Reseteo ¿Qué será?

A la distopía orwelliana que desde comienzos de este S. XXI venimos viviendo se ha sumado en este 2020 la concepción kafkiana del individuo, en su máxima expresión social, como consecuencia directa del tristemente famoso COVID-19. 

Pero no. Las connotaciones y comparaciones literarias no acaban en la confluencia Orwell – Kafka. Faltaba el elemento disruptor de tanta negatividad, el rayito de esperanza que todo buen drama debe tener, y aquí aparece el “Mundo Feliz” de Aldus Husley. Un mundo feliz, en cuyo horizonte se divisan siluetas de unicornios y resplandecientes arcos iris, en una armonía sin precedentes.

Y ahora, en argot: Y voy yo, y me lo creo.

No. No me he vuelto loco, Aún, pero a puntito estoy de la camisa de fuerza, no crean.

Todos, o una mayoría, o una minoría, o qué se yo, hemos oído o leído algo sobre “El Gran Reseteo Económico”. Aquí mismo, en este mismo medio digital, hay un artículo que lo explica, si cabe, incluso más claro de lo que debiera por la tragedia que entraña. Sin embargo hay algo más. Algo íntimamente ligado a ese Reseteo, pero desde el otro ángulo. Desde la perspectiva de Estados Unidos. Al parecer, de repente, y desde que Trump gobierna, Estados Unidos ha pasado a liderar las “Fueras del Bien” sobre la Tierra, y todo apunta, según los defensores de esta teoría, a que Trump será el encargado de llevar a cabo su implantación. 

Nos referimos, me refiero, al “Proyecto NESARA”

El “Proyecto NESARA”, dicen, es una proposición de Ley, aprobada durante el mandato de Bill Clinton para volver al “Patrón Oro” que ya fuera abandonado durante el mandato de Nixon, y que permitió a la FED (Reserva Federal) en manos privadas, hacerse con el control de la práctica totalidad de la economía mundial.

NESARA es un acrónimo que se forma con las iniciales de la Ley para la Recuperación de la Estabilidad Económica Nacional (National Economic Security And Reformation Act).

Se dice que debido a que el alcance de sus reformas, afectarían a la FED, y puesto que ésta controla todas las transacciones financieras mundiales, que como sabemos se efectúan en dólares, se optó por hacerla extensiva a todo el mundo. En 2014 se propuso el tema aprovechando la Cumbre del Clima de París. Se dice que 209 países firmaron el acuerdo, pasando a llamarse a partir de ese momento “GESARA”. Se cambia la “N” de National, por la “G” de Global, y todos felices. ¡Ah! Importante; se daban un plazo de tres años para su implantación.

¡Qué bonito! ¿No? Una Ley que surge en Estados Unidos, destinada a corregir los errores del sistema capitalista allí, se hace extensiva al resto del mundo por mor de las bondades que su aplicación reportará. ¿Es o no, un Mundo Feliz?

Pero su belleza no acaba aquí. Afecta a todo lo que esa Ley va a tocar.

Según sus “vendedores”, esos voceros que la divulgan a través de Internet, si al gran Reset Económico le sigue la implantación de “GESARA” ¡Todas la deudas, desde hipotecas hasta tarjetas de crédito y todo tipo de préstamos personales, desaparecerán por arte de magia! Al poner los contadores a cero. Maravilloso.

Suponga: Tiene una hipoteca de la que le quedan veinte años de pagar cuotas, y que de repente ¡Flop! su piso es suyo y la deuda ha desaparecido. O bien, como es mi caso por ejemplo, nunca quiso hipotecarse por no asumir el riesgo de semejante deuda dependiendo de un salario, la cara de idiota que se le queda por no haberlo hecho. Juro que de ser así, cubro las paredes de mi casa con espejos, me encargo una peineta de neón en la que se lea “Idiota”, y me dedico a pasear por ella. 

Pero seamos serios.

¿Qué es realmente NESARA?

Nadie lo sabe. No existe sobre el papel. Nadie ha visto siquiera el original.

¿De dónde surge el rumor?

Hay que remontarse a los años 90. En esa época, un grupo de granjeros y agricultores estadounidenses, además de algunos militares, decidieron llevar a la banca ante la Justicia acusándola de embargos fraudulentos y cláusulas abusivas.

En el año 93, el Tribunal Supremo falló a favor de estos agricultores, y reconociendo el fraude, determinó que debían acometerse reformas en el sector, para evitar futuros abusos. De aquí surge la supuesta “Ley de Reforma y Seguridad Económica” (NESARA) y en adelante, todo son especulaciones. Se dice que fue aprobada en sesión “secreta” del Congreso de Estados Unidos y rubricada por Clinton en el año 2000 ¿Secreta? ¿Por qué secreta cuando supuestamente obedecía a un mandato judicial?

Estamos pues, ante una Ley que nunca fue publicada, que nunca mereció, pese a su alcance, una declaración oficial. Se especula que entre sus medidas estaría la desaparición de la misma FED, el perdón de las deudas, la liberación de más de 6.000 patentes de “energías libres”, y un sinfín de utopías más.

Ni hay constancia oficial de ella en Estados Unidos, ni hay constancia oficial tampoco, de que se debatiese siquiera en la Cumbre de Paris. No existen documentos oficiales que lo acrediten.

A nivel global, este acuerdo, se dice que contempla, erradicar la fijación de precios por las élites financieras de los valores de respaldo. Que las monedas se basen en el valor del Oro y otros cuarenta minerales críticos, así como en el petróleo y el gas licuado. “Se dice”, lo sepan.

También se dice que la Unión de Patriotas Estadounidense está haciendo cumplir allí su contenido. Y ésto, esta afirmación, podría ser una pista de lo que realmente ocurre.

Basándome en lo que del sistema legal de USA conozco, podría afirmar que todo este embrollo de NESARA parte de la aplicación de ese sistema.

En efecto, en 1993 el Tribunal Supremo de Estados Unidos, falló a favor de la Unión de Agricultores, instando a la Administración a la corrección del sistema. En USA, el Derecho es “vivo”, dinámico, y toda sentencia es Ley a través de la Jurisprudencia. Así pues, y habiendo una sentencia previa, se hace innecesaria la redacción de una Ley. Basta con invocarla en el nuevo supuesto juzgado.

Al traspasar el caso las fronteras del “Common Law” y a fin de hacerlo inteligible al mundo del Derecho Positivo (el nuestro) esa sentencia del Supremo se transforma en la necesidad de una Ley, y todo lo demás es un bonito globo, que se ha ido hinchando a medida que el tiempo pasaba y la necesidad de esperanza aumentaba.

Entones… ¿A qué nos enfrentamos?

Me remito a anterior artículo: El Gran Reseteo Económico, porque esta sí, esta es la realidad contrastada.

Y un recordatorio: El Gran Filósofo de la Especie Humana, es Hobbes.