Nuevo Órden Mundial

Nuevo Órden Mundial

“Nadie puede ser tan necio” en alusión a Pedro Sánchez, es el clamor popular. Mismo clamor que llevamos lustros oyendo en nuestras calles, antes en alusión a Rodríguez Zapatero, más tarde a Mariano Rajoy. Y sin embargo, todos ellos, con sus constantes desvaríos, contradicciones, y gestos, a punto han estado de demostrarnos lo contrario.

Mientras acaparaban portadas, titulares y “telediarios” con sus ocurrencias, pasaba desapercibida la terrible realidad.

Pero Sánchez se lleva la palma. A lo largo de este último año y medio ha desempeñado a la perfección su papel de marioneta, dictado por “Soros” ¿Recuerdan sus reuniones “secretas” con el filántropo?  ¿Qué está ocurriendo?

Recientemente les hablaba en un post de mi blog acerca de la “Agenda 21” de la ONU para el “Desarrollo Sostenible”. Esta agenda, y ustedes pueden comprobarlo, se ha implementado con un éxito sin precedentes en ningún otro país europeo. En España, todas las instituciones del Estado, desde los ayuntamientos hasta la enseñanza pública, se rigen hoy por sus dictados. Vayan a su ayuntamiento y pregunten. Se sorprenderán.

La implementación de esta agenda, pese a no ser de obligado cumplimiento, fue tan solo el primer paso para de la mano de un alarmismo infundado, más regido por intereses económicos que científicos, se llegase a la siguiente etapa: la imposición de un nuevo orden mundial con el Socialismo como forma política y un organismo supranacional, ONU, controlando a los gobiernos.

Esta segunda etapa, en la que ya nos hallamos inmersos, comenzó con la 70ª Asamblea General Anual en la sede de Naciones Unidas en Nueva York. En ella se adoptó la decisión de complementar la “Agenda 21” con otro documento más específico; “Agenda 2030”, que ya lleva inscrito en su denominación la fecha límite en que deberá estar implementado en los 193 países firmantes: Año 2030.

El documento se complementa además con 17 “Objetivos de Desarrollo Sostenible” (ODS) prioritarios y otros 169 específicos que se impondrán sí, o sí a toda la humanidad.

El manifiesto de la ONU “Transformando Nuestro Mundo” no deja lugar a dudas al afirmar que “Al embarcarnos en este viaje colectivo, prometemos que nadie quedará atrás”

Su título lo dice claro y sin tapujos: “Transformando Nuestro Mundo”.

Para 2030 si nadie lo impide, el mundo se habrá “transformado”. Su libertad, su capacidad de decidir sobre la educación de sus hijos, la alimentación, la sanidad, dónde vivir, o incluso el tipo de vehículo a utilizar sólo serán sueños. Su realidad le vendrá impuesta por el Gobierno. De hecho, la mayoría de estas decisiones ya no las toma usted.

El entonces Secretario General de Naciones Unidas, el sur-coreano Ban Ki Moon, lo dejó claro con sus declaraciones durante el acto de apertura de la Asamblea:

“La nueva agenda, es una promesa de los líderes mundiales para todas las personas, en todas partes”

“Los ODS son una lista de cosas por hacer para las personas y el planeta, y un plan para el éxito”

“Debemos usar estos objetivos para transformar el mundo. Las instituciones tendrán que estar preparadas y a la altura para un nuevo y gran objetivo”

“Es una visión integrada y transformadora para un mundo “mejor”

Destaquemos aquí, que líderes en aquel momento de la talla de Kim Jong-un, Robert Mugabe, Raúl Castro, etc. Aplaudieron, cuando no, participaron, en su elaboración. Hoy son sus sucesores quienes portan el testigo.

Javier Solana, globalista de pro, exjefe de la OTAN y miembro del PSOE, ni siquiera se molestó en ocultar o disimular lo que la agenda representa al elegir el eslogan del Partido Socialista Chino para definir el éxito de la cumbre: “Un gran salto adelante”.

Decenas de analistas políticos, coinciden en señalar y advertir de que se trata de “una hoja de ruta para la instauración del Socialismo Corporativo Fascista”

La medida estrella del documento es “combatir la desigualdad dentro y entre los países”

“En 2030 debe quedar garantizado que todos los hombres y mujeres, en particular los pobres y vulnerables, tengan los mismos derechos a los recursos económicos”

El contribuyente, usted querido lector, debe prepararse para que su “riqueza”, aquello que consiguió en la vida a base de esfuerzo y sacrificio, le sea expropiada y “redistribuida”.

¿Le parece una exageración? Si es así, usted continua en un sueño. ¿A qué cree que va encaminado el famoso “impuesto de sucesiones”? ¿Cuántas familias han tenido que renunciar a su herencia o se han arruinado al adquirirla?. Infórmese. ¿Y esa tasa impositiva que ya en muchos casos supera el 50% de sus ingresos? De cada mil euros que ingresa, el Estado le confisca más quinientos para “redistribuir”.

El documento es explícito, demasiado explícito:

“El Socialismo nacional no es suficiente para combatir la desigualdad, por ello es necesaria la implantación del Socialismo Internacional para combatir la desigualdad incluso entre países”  (Y ya de paso, damos cumplimiento al sueño de Trostky. Sueño que le costó el exilio)

Esto supone en la práctica que el grueso de la industria manufacturera se traslade, como de hecho ya ha ocurrido, a la región Asia-Pacífico, convirtiendo al Occidente en una mera masa de consumidores subvencionados. Es como si alguien hubiese decidido “dar la vuelta a la tortilla” Occidente ya disfrutó bastante de las ventajas de ser 1er. Mundo. Invirtamos los roles y sumerjamos a ese Occidente corrupto y decadente el 3er. Mundo.

Mientras en Europa y América las regulaciones descabelladas basadas en la “conservación del medio ambiente” la mayoría de ellas, y como ya se ha dicho, sin fundamento científico, impiden el desarrollo y establecimiento de nuevas industrias o explotaciones agropecuarias con el fin de favorecer la desertificación, a Asia-Pacífico se le otorga patente de corso para obrar como quiera.

Lo injusto y aberrante de esta política es que Occidente creció y llego al pleno desarrollo, a base de esfuerzo, sacrificio y sangre. Para Asia-Pacífico, ha sido un regalo. Cuando lleguen al papel de China en este complot lo comprenderán.

Los motivos son exclusivamente económicos. Las grandes multinacionales y corporaciones encontraron allí la forma de fabricar con los mismos estándares de calidad y a precios infinitamente más bajos que en Occidente. La mayoría de estos países “en vías de desarrollo” están bajo el yugo de regímenes autoritarios donde la mano de obra es casi esclava. Pero para la conciencia de Occidente, incluso para los más perjudicados solo cuenta el precio, el consumo. Para la empresa…el beneficio, los dividendos.

Pero esto no es suficiente por sí solo. Los gobiernos también deberán tomar el control de los medios de producción.

“Nos comprometemos a realizar los cambios fundamentales en la forma en que nuestras sociedades producen y consumen bienes y servicios. Los gobiernos, los organismos internacionales (OMS, FAO, etc.) el sector empresarial y otros sectores e individuos no estatales, deberán adquirir el compromiso de contribuir a cambiar los patrones de producción y consumo.”

En la “Cumbre de la Tierra” dirigida por Maurice Strong, multimillonario canadiense (que bien muerto está) dijo:

“Está claro que los estilos de vida actuales y los patrones de consumo de la clase media occidental que implican un alto consumo de carne, alimentos congelados “convenientes”, propiedad de vehículos, electrodomésticos, aire acondicionado, viviendas extra-urbanas, etc. no son sostenibles”

¿Lo van viendo claro? Bien. Más claro todavía:

El acuerdo exige “lograr una cobertura de salud universal, incluidas vacunas para todos. Acceso universal a salud mental, sexual y reproductiva, aborto, anticonceptivos y eutanasia” deberán formar parte de las estrategias políticas y programas nacionales de gobierno.

Y ahora díganme que esto no se está cumpliendo, o como en el caso de España, ya se ha cumplido.

Días atrás hemos visto circular por las RRSS unos vídeos donde decenas de jóvenes, adolescentes en su mayoría, escenificaban performances absurdas en pro de motivar a una multitud hacia el cambio. Dado lo absurdo de su escenificación nos preguntábamos ¿Qué han fumado?

No. No han fumado nada amigos, son así. Son el resultado de los efectos de la aplicación de la “Agenda 21 y 2030” sobre la educación de nuestros hijos. Un Objetivo completo de la Agenda 2030 está dedicado a la Educación.

“Los niños, las mujeres y los adolescentes, son agentes críticos del cambio, y encontrarán en los nuevos Objetivos una plataforma para canalizar sus capacidades infinitas de activismo en la creación de un “mundo mejor”.

“Para 2030 garantizar  que todos los alumnos hayan adquirido los conocimientos y habilidades necesarias para promover el Desarrollo Sostenible a través de la Educación, se introducirán en los planes de Educación, entre otros: La igualdad de género. La promoción de una cultura de paz y no violencia. La diversidad de género. La sexualidad. La anticoncepción. La multiculturalidad y la contribución al Desarrollo Sostenible.”

A lo largo de este Objetivo la ONU aboga abiertamente por el uso de las escuelas, la enseñanza pública para adoctrinar a toda la humanidad en un nuevo conjunto de valores, actitudes y creencias, en preparación para el Nuevo Orden Mundial.

Está claro pues, que el comportamiento de esos chavales, no obedece a la ingesta de psicotrópico alguno. Son el resultado de un plan que comenzó su andadura en 1992. Que lleva 27 años de recorrido deslizándose bajo nuestras narices. Un plan, aceptado e implantado en España tanto por los gobiernos del Partido Popular (PP) como del Partido Socialista (PSOE) Un plan que marca todas y cada una de las políticas de la UE. Y un plan, y esto es lo dramático, desconocido por la mayoría de políticos pasados o presentes. Aún hoy, hay decenas, cientos de alcaldes, concejales, diputados o senadores que ignoran su contenido, y aun así, siguen sus dictados sin la más mínima preocupación.

El coste en dinero para implementar estos “ODS” se estima entre los tres y los cinco billones de dólares por año.

El Banco Mundial, clave económica de la “Agenda 2030” publicó en 2015 un documento donde reconoció: “Para satisfacer las necesidades de inversión de los “ODS” la comunidad global necesita mover de miles de millones en AOD (Asistencia Oficial al Desarrollo) a trillones en inversiones de todo tipo, públicas, privadas, nacionales y globales, tanto en capital como en capacidad”

Pero sin duda, la parte más importante del coste de estos “ODS” no es el dinero. La parte realmente importante, la que debería hacernos saltar de nuestros sillones de una puñetera vez, es la pérdida de nuestra Soberanía Nacional. La pérdida de la Libertad. La Cultura. La Historia. La Tradición. ¡Esto es lo grave!…y parece darnos igual a juzgar por la falta de reacción.

“Nos comprometemos a ampliar y fortalecer la voz y la participación de los países en desarrollo, incluidos los países de África, en la toma de decisiones económicas internacionales, el establecimiento de normas, y la gobernanza económica global.

Tras adoptarse la Agenda 2030 en la 70ª Asamblea General de la ONU en New York el 25 de Septiembre de 2015:

“Esta agenda promete un mundo nuevo y valiente. Un mundo que tenemos que construir conscientemente. Un mundo que exige la creación de un nuevo ciudadano global.

Quiero creer que estamos a la altura de esa tarea a la que nos hemos comprometido voluntaria y colectivamente. Nuestro éxito, y en particular la promesa de un mundo nuevo que nos espera, depende de nuestro compromiso”

Palabras de Robert Mugabe. Dictador marxista y conocido genocida que esclavizó Zimbawe. Hoy, felizmente fallecido.

“Estos objetivos desarrollan un papel crucial en el desarrollo y las políticas de China”

“Hemos hecho importantes contribuciones a los esfuerzos mundiales para alcanzar una Agenda de desarrollo justa, inclusiva y sostenible después de 2015.”

“El acuerdo incluye numerosas propuestas nuestras y de otros países en vías de desarrollo.”

Won Ming, representante permanente de China. El régimen que ha asesinado a más seres humanos en la tierra que cualquier otra entidad, en toda la Historia de la Humanidad.

China prometió gastar dos mil millones de dólares en países extranjeros para cumplir con los objetivos de la ONU en Educación y Salud, y aumentar el gasto hasta los doce mil millones su financiación para 2030.

Revelador ¿No?

Aquí es donde Javier Solana, ya antes mencionado dijo: “Con un compromiso sostenido de todos los países desarrollados y en desarrollo por igual, el mundo puede garantizar que celebre otro gran salto adelante en 2030”

El ultimo “Gran salto adelante” presidido por Mao Tse-Tung entre 1958 y 1963, se saldó con el asesinato de cuarenta y cinco millones de chinos, un millón de budistas tibetanos, y la destrucción de decenas de templos.

Por su parte, Barack Hussein Obama pretendió implementar los ODS en su Administración saltándose el paso previo del Senado tal y como exige su Constitución. Afirmó después de pretender comprometer a su país con el complot global que el plan de la ONU “es una de las inversiones más inteligentes que podríamos hacer de cara al futuro”

El Papa Francisco se dirigió a los gobiernos del mundo miembros de la ONU con una súplica para apoyar los “ODS” “La adopción de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible es una importante señal de esperanza”

Además, grandes corporaciones mundialistas también se han adherido a los “ODS”, entre ellas: Google, Microsoft, Amazon, Yahoo, etc. Empresas vinculadas a las grandes fortunas de Rockefeller, Rothschild o Morgan, u ONG’s como Green Peace.

El Nuevo Orden Mundial está servido y en marcha. Se ha implementado bajo nuestras narices, y sin oposición. Responde a todas y cada una de las preguntas que ustedes se formulan a diario.

Ahora tienen las respuestas. Ya no pueden alegar ignorancia. Debemos comenzar a combatirlo o…resignarnos a la esclavitud.

Y para finalizar: ¿Ven como si se puede ser más necio que Sánchez? Nosotros lo hemos sido.