Un Gigante con Pies de Barro

Un Gigante con Pies de Barro

Todos hemos visto películas hollywoodienses en las que sobresalen los grandes decorados. Justo esto es la China comunista; un gran y suntuoso decorado, manejado por un experto tramoyista: Xi Jinping, Secretario General del Partido Comunista Chino, y que se ve a sí mismo como el sucesor de Stalin.

El pasado mes de Junio se aprobó en USA la Ley “CHIPS” (Creating Helpfull Incentives to Produce Semiconductors) más conocida como “CHIPS for América”.

Esta Ley promulgada dentro del contexto de guerra comercial que mantiene la Admón, Trump contra China (PCCh), pretende recuperar para suelo americano la fabricación de chips de alta gama y semiconductores, indispensables no solo para la tecnología 5G y telefonía, sino también, para el guiado de misiles y el desarrollo de la IA de uso militar, incentivando a las empresas que en su día trasladaron la fabricación a Asia para que vuelvan a casa.

Ya antes de ser aprobada, la Taiwan Semiconductors Manufacturing Company (TSMC), uno de los principales proveedores de Apple, anunció la apertura de una nueva planta de producción en Arizona, en la que se fabricarán los chips más pequeños del mundo, de apenas 5 nm.

Pero Trump, ha ido más allá. El pasado martes día 15  de Septiembre promulgó una Ley que prohíbe la venta de chips de alta gama a empresas chinas, al mismo tiempo que se establecen serias restricciones para controlar efectivamente su distribución y evitar que China, más concretamente la filial tecnológica del PCCh. Huawei pueda hacerse con ellos.

Esta Ley, esta prohibición, golpea de lleno la línea de flotación de esta tecnológica, ya que podría suponer la retirada del mercado de móviles de alta gama y equipos 5G para los que estos chips son indispensables.

Decíamos antes, que China es un gigante con pies de barro, que todo en ella es decorado, y lo es porque los mismos técnicos chinos, reconocen ser incapaces de fabricar esta tecnología sin ayuda exterior. No poseen los medios, ni los conocimientos para hacerlo.

Según el medio “Security Times” chino, Huawei se enfrenta a un callejón sin salida debido a esta prohibición, y añade, que la única salida posible para esta compañía, seria dedicarse a la fabricación de otros productos, como automóviles, tablets, OLED, o portátiles. Reconoce el experto de este medio, que es muy difícil para Huawei encontrar alternativas en el mercado chino a los chips de alta gama, ya que su tecnología lleva “varias generaciones de retraso”.

Se da la circunstancia de que incluso el mayor fabricante de China SMIC, y cuyos chips no llegan ni de lejos a la reducción de los americanos, necesitaría de los permisos de USA para poder suministrarlos.

China, lleva décadas intentando, sin conseguirlo, liberarse de la dependencia de alta tecnología de Occidente.

SMIC, y HSMC, las dos empresas punteras en tecnología chinas, una está al borde de la quiebra, mientras, la otra se enfrenta a sanciones de Estados Unidos por uso indebido de patentes.

Este golpe, viene a elevar la ya peligrosa pendiente por la que China se desliza.

Semanas atrás, el PCCh hizo un llamamiento a sus fabricantes de automóviles de alta gama, para “reciclar” piezas de precisión de sus vehículos que deben ser importadas, ante la imposibilidad de afrontar las facturas. Y es que pese a todo lo que podamos creer, lo que China fabrica es equiparable a la tecnología de la Sta. Peppis, incapaz de competir con Occidente.

Por si esto no fuese suficiente, El “gigante” asiático, se enfrenta a una hambruna de dimensiones bíblicas debido a la pérdida de cosechas de cereal y arroz por culpa de las inundaciones que llevan meses asolando regiones enteras del país en el Sureste, y una sequía sin precedentes en el Norte. Tanto es así, que de nuevo el Partido se dirigió a la población, con la recomendación de acortar las raciones de comida tanto a nivel particular como en restaurantes y hoteles, obligando a ofrecer a sus clientes “medias raciones”. La reacción del pueblo no se hizo esperar, advirtiendo que si aún deben acortar más las raciones, pasarán hambre, ya que sólo los políticos y miembros del PCCh. pueden acceder a todo tipo de alimentos sin restricciones.

No deja de sorprender que a pesar de que todo esto es sabido, tanto el FMI como el Banco Mundial sigan apoyando a un régimen genocida como el del Partido Comunista Chino, y no solo eso, sino que además, se pretenda que sea el Yuan, una moneda soportada por “paja”, la que sustituya al Dólar tras el “Reseteo” económico anunciado. Está claro que no es la Economía o la fortaleza de la moneda lo que se persigue, sino la imposición de las condiciones de esclavitud que solo el Comunismo puede aportar para que las grandes multinacionales puedan seguir repartiendo dividendos.